una bodega con historia

En 1794 llega de Limoges, Francia, Jean Bombal con cepas francesas. En 1820 su nieto, Juan Bombal Valenzuela, compra tierras en San Rafael. Su hijo, Domingo Bombal Ugarte –varias veces gobernador de Mendoza – adquiere las 10 mil hectáreas de Los Álamos con la casa y su bodega.

La llegada del ferrocarril a Mendoza en 1885 marcó un punto de inflexión en la producción de vinos finos. A fines del siglo XIX aparecen las piletas de cemento, nuevo material impuesto por la construcción, y las cavas subterráneas. A fin de incorporar estas innovaciones la bodega familiar se traslada a su actual emplazamiento.

Raiz Arquitetónica

Se han investigado las raíces hispano coloniales de la región de Cuyo, siglo 18 y 19, de sobria austeridad y fuerte carácter expresivo, con sutiles reminiscencias moras, respuesta natural en su momento al clima seco y al rigor del desértico suelo, todo enmarcado por la imponente cordillera y un cielo siempre diáfano y luminoso.

El blanco puro del modelo original, lo hemos reemplazado por una paleta de colores, para lograr mayor contemporaneidad y una presencia más sugestiva. Al igual que el vino que produce, le hemos buscado tradición, actualidad y sutileza expresiva.

LA FINCA

TIPOS DE UVA

En los viñedos de Los Álamos crecen cuatro variedades de uvas tintas – Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot y Syrah– y dos de uvas blancas –Chardonnay y Pinot de La Loire–; todas se cosechan a mano, respetando los momentos adecuados para que cada una de las variedades produzca los mejores caldos.

La espera de la maduración de los taninos es clave para las tintas destinadas a producir vino en barricas de roble. Pero, para lograr la acidez necesaria en la elaboración de algunos vinos blancos hay que cosechar sus uvas antes de su máxima madurez. Y para producir los vinos de postre hay que esperar una maduración tardía.

QUERES TENER TU PROPIA BARRICA?

SOMOS ESPECIALISTAS EN VINOS ÚNICOS.